jueves, 28 de abril de 2016

UN ÁRBOL CRECE EN BROOKLYN: BETTY SMITH


El clásico norteamericano sobre la infancia y juventud de una hija de inmigrantes en el Brooklyn de la década de 1920. Francie Nolan adora leer, y lo hace sentada en las escaleras de emergencia de su casa, a la sombra de un árbol. Esta es la entrañable historia de su vida y la de los Nolan en general, una familia pobre, de raíces irlandesas y austriacas, que llegó a América buscando prosperidad. Francie crece con un padre dulce pero débil y demasiado pegado a la botella, de manera que el verdadero soporte de la familia es su madre, que trabaja limpiando las escaleras de la vecindad. Un coro de familiares y amigos rodea a la familia, pero queda claro desde el principio que son las mujeres Nolan las que de verdad pisan fuerte en la vida. Como aquel árbol que le da sombra mientras lee, y que crece en el cemento, la ingeniosa Francie lucha contra toda clase de obstáculos para sobrevivir y salir adelante. Una novela repleta de personajes vivos, que recrea la década de 1920 en Brooklyn y el sueño americano de miles de inmigrantes.



Un árbol crece en Brooklyn ha resultado una lectura compleja y al mismo tiempo más simple de lo que esperaba, aunque parezca un poco contradictorio. Menciono lo de compleja porque pensé, luego de recibir muchas recomendaciones acerca de ella, que me engancharía de inmediato, pero no fue así; si bien disfruté mucho de la lectura desde un inicio, reconozco que no fue sino hasta la mitad del libro, aproximadamente, que me vi por completo envuelta en la trama, lo que, a la luz de todos los acontecimientos que se suceden a esas alturas del libro, me ha llevado a preguntarme si quizá esa no fue la intención de Betty Smith desde un principio. Me refiero a que durante las primeras páginas del libro se nos presenta la vida de esta familia, los Nolan, desde los ojos de la pequeña Francie, por medio de una serie de anécdotas que  nos permiten conocer su relación entre ellos, con el mundo, y consigo mismos. Sabemos acerca de cómo esta familia de raíces irlandesas y austriacas llegaron a Nueva York, como muchos otros inmigrantes en aquella época, en busca de una vida mejor y ese "sueño americano" del que se hablaba tanto. Gracias a la narración sencilla y amena de la autora, que da voz a Francie, conocemos sus carencias, las dificultades por las que deben pasar, ese vivir un día sí y otro también sin estar seguros de lo que depara el mañana, pero con el mejor de los ánimos la mayoría de las veces para esperar lo mejor.



Francie es un personaje encantador, y la seguimos desde que es una niña hasta que crece bordeando la adolescencia, siempre con una serie de anécdotas interesantes y que grafican mucho el entorno en que vive. A Francie le encanta leer, al grado que va a la biblioteca como quien se acerca a una iglesia (muy identificada con ella en este punto), y está decidida a leer un libro de los que allí encuentra cada día, en orden alfabético (temo que no me veo tan reflejada aquí, jamás podría ser tan disciplinada con mis lecturas). Y a Francie no solo le gusta leer, sino que, según crece, descubre una gran pasión por la escritura (definitivamente esta niña es de las mías). Pero no todo son libros y los sueños de una niña pequeña, no, en absoluto. Vemos también la relación de Francie con su hermano Neeley, que me ha parecido entrañable, y en particular conoceremos también a los adultos que la rodean. Debo señalar aquí a los padres de los niños, porque ambos me han parecido muy interesantes y ricos. Kathie, la madre, es una de aquellas damas dispuestas a hacer todo lo que está en su mano por sacar adelante a su familia, trabajar hasta el desmayo y procurar una vida mejor para sus hijos, por difícil que resulte y por poca ayuda que reciba. El padre, Jhonny, en cambio... no sé, tengo sentimientos encontrados con él porque es un hombre que me inspira tanta lástima como indignación; trabaja eventualmente de camarero, pero tiene un serio problema con la bebida, y me rompe el corazón ver cuánto ama a su familia y cómo Francie lo idolatra, pero él se ve arrastrado por ese vicio.



Luego, en la segunda parte de la novela, como les comentaba, ciertos acontecimientos obligan a Francie a dejar parte de esa inocencia que conservaba y a enfrentarse a los horrores que la vida nos tiene deparados; pero no quiero entrar mucho en detalles para que así se animen a descubrirlos por ustedes mismos.

Algo más a resaltar de este libro es el maravilloso retrato que hace del Brooklyn de la época, cuando apenas empezaba a formarse gracias en gran medida a todos esos inmigrantes que literalmente sudaron y sangraron sobre sus calles para convertirlo en el lugar que nos es tan conocido, al menos gracias a la literatura. Sin duda, Un árbol crece en Brooklyn es un libro muy recomendable para cualquier lector; nos presenta personajes entrañables, una trama que te va envolviendo con suavidad hasta que necesitas saber qué depara el futuro a estas personas, y en particular a la pequeña Francie, que a mí, al menos, me ha robado el corazón.


"Son mágicos los instantes en que un niño se entera de que puede leer las palabras impresas. Durante un tiempo, Francie sólo sabía pronunciar las letras una a una, para luego juntar los sonidos y formar una palabra. Pero un día, mientras hojeaba un libro, la palabra "ratón" le apareció entera y de inmediato adquirió sentido. Miró la palabra y la imagen de un ratón gris se estampó en su cabeza. Siguió leyendo y cuando entrevió la palabra "caballo", oyó los golpes de sus cascos en el suelo y vio el sol resplandecer en sus crines. La palabra "corriendo" la golpeó de repente, y ella empezó a jadear, como si de verdad hubiese estado corriendo. La barrera entre el sonido de cada letra y el sentido de una palabra entera se había caído. Ahora, con un simple vistazo, la palabra impresa le revelaba su sentido. Leyó rápidamente unas páginas y estuvo a punto de desmayarse por la emoción. Quería gritarlo al mundo entero: ¡sabía leer! ¡Sabía leer!"

20 comentarios:

Tatty dijo...

A mí también me costó meterme en la historia y aunque me gustó, no fue lo que esperaba
Besos

Lesincele dijo...

La quiero leer a pesar de los peros, pero sabiendo que cuesta un poco etc...buscaré tiempo para leerla con calma.
Un beso!

Lady Aliena dijo...

Veo que puedo pasar sin leerla, de momento jejej. Besos.

Leyna dijo...

Parece una buena novela, gracias por su reseña, pues no lo conocía ^^

Un abrazo =)

Margari dijo...

Me costó meterme en la novela, pero cuando lo hice, mereció la pena.
Besotes!!

Miss Bridgerton dijo...

Hola guapa,
No parece que sea un mal libro, pero por ahora lo dejo pasar.
Besos

Fawn dijo...

Hola hadita linda! Tendré en cuenta esta novela aunque no fuese lo esperado. Gracias a tí tengo muchos libros que quiero leer :D

Besos de colores!

Violeta dijo...

Hola guapa!
En esta ocasión lo dejo pasar. gracias por la reseña. Besotes

J.P. Alexander dijo...

Uy me has intrigado de ley lo leo te mando un beso

Mientras Leo dijo...

A mi me encantó desde las primeras páginas. Me pareció una lectura amable y diferente a lo habitual que se leía con mucha facilidad
Besos

FlordeCereza dijo...

Hola, gracias por la entrada, no conocía la novela. A pesar de que me atrae un poco por ahora no creo que le pueda dar una oportunidad pues tengo tantos pendientes que me siento un poco agobiada. Mejor me quito unos cuantos antes de meter otros. Un beso.

Tizire dijo...

Como lo encontré hace poco extraviado en un cajón y quiero leerlo, paso por encima de tu reseña, para no tener demasiadas referencias sobre la historia. 1beso!

raquel campos dijo...

Hola, parece un libro interesante, pero por ahora me es imposible leerlo, me alegro que hayas disfrutado.
Besos!!

Lourdes dijo...

¡Hola Claudia! Aunque es un libro que no leería en este momento te agradezco la molestia que te tomas para hacer esas brillantes reseñas. Gracias querida amiga, un besote y buena semana.

Ana Blasfuemia dijo...

Me apetece leer este libro, pero había visto algún comentario más sobre lo de que cuesta entrar en la historia y eso me retiene, porque estoy perezosa y a la vez impaciente (y exigente) con las lecturas, y temo que si me cuesta "meterme" en lo que me cuentan, no le tenga paciencia suficiente... Ya veremos

Un abrazo

Las Hermanastras de Cenicienta dijo...

No lo conocía, pero me apetece mucho leerlo, me ha llamado bastante la atención.
Un beso guapa!

Lourdes dijo...

¡Hola amiga mía! Me ha encantado esta reseña. Te agradezco mucho. Lo tomaré en cuenta. Gracias y muy buen fin de semana.

Lourdes dijo...

Hola Claudia! El comentario no va por esta obra, sino por otra entrada. Vuelvo a ponerte el comentario donde corresponda. Mil disculpas cielo. Besotes y buena semana.

Babel dijo...

Las historias sobre inmigración a Estados Unidos son siempre de mucho drama. Yo no suelo simpatizar con los alcohólicos, pero con las protagonistas fuertes y amorosas sí ;o)
Besotes amables.

griselda jimenez dijo...

Hace tiempo vi la película siendo niña.triste.recuerdo que tenían una tía con quien no podían hablar.y ella les dice que hablen como si no estuviera? Y luego cortan el árbol por que iban a ensanchar.lo buscaré por Internet para leerlo.