viernes, 6 de noviembre de 2015

SI TUVIERA UNA HIJA (POEMA DE SARAH KAY)



Me gusta mucho escuchar las charlas TED porque siempre me encuentro con verdaderas joyas de sabiduría, experiencias de vidas de creativos y personas extraordinarias que comparten sus experiencias de vida y cómo fue que lograron destacar en sus respectivos campos. Si hay un común denominador en todos, esa es la pasión y el amor que sienten por aquello a lo que decidieron dedicarse. Sarah Kay es una joven estadounidense que se enamoró de la poesía, de aquella que puede ser usada como una herramienta educativa y de inspiración. Ella es cofundadora del proyecto V.O.I.C.E, que busca hacer llegar este arte a personas de todos los rincones del mundo para que así puedan expresarse de una forma lúdica y muy real. Al escuchar esta charla que Sarah dio hace no mucho tiempo, quedé fascinada con su talento, con las experiencias que comparte, y quiero a mi vez hacérselos llegar a ustedes, por eso les dejo los videos al final de este post, son dos, no suman ni media hora y valen cada segundo. Pero sobre todo me gustaría que conozcan, si no lo han leído o escuchado antes, el precioso poema con el que abre la charla, "Si tuviera una hija"; es sencillamente precioso, muy emotivo y no puedo pensar que haya una persona en el mundo que no se sienta identificada con estas palabras. Lo transcribo para ustedes, y espero lo disfruten tanto como yo y que, si se animan, puedan ver luego la charla completa.



Si tuviera una hija, en vez de mamá le diría que me llamara “Punto B”, porque de esa manera sabría que no importa lo que pase, al menos, siempre podría encontrar su camino hacia mí.  Si tuviera una hija le pintaría los sistemas solares en las palmas de sus manos, para que tenga que aprender primero todo el universo antes que pueda decir, “Oh, conozco eso como la palma de mi mano”.  

Y ella va a aprender que esta vida te golpeará duro en la cara, esperará que te repongas sólo para patearte el estómago después. Pero quedarte sin aire es la única forma de recordarle a tus pulmones lo mucho que les gusta el sabor del aire, y que hay heridas que no pueden curarse con tiritas o poesía.  Entonces cuando ella comprenda que la Mujer Maravilla no vendrá, me aseguraré que sepa que no tiene que llevar la capa ella sola porque no importa cuán ancho extiendas tus dedos, tus manos siempre serán muy pequeñas para abarcar todo el dolor que quieres curar. Créanme, lo he intentado. 

“Y, corazón mío”, voy a decirle, no lleves la nariz tan levantada en el aire. Conozco ese truco; lo hice millones de veces. Sólo estás oliendo el humo para poder seguir el camino de regreso a una casa en llamas, para poder encontrar al chico que perdió todo en el fuego para ver si puedes salvarlo. O bien encontrar al chico que comenzó el incendio, para ver si puedes cambiarlo” Pero sé que ella lo hará de todos modos, por eso siempre tendré cerca una ración extra de chocolate y botas de lluvia, porque no hay angustia que el chocolate no pueda curar. Bueno si, hay algunas angustias que el chocolate no puede curar. Pero para eso están las botas de lluvia. Porque si la dejas, la lluvia se lo lleva todo. 

Quiero que ella mire el mundo a través del fondo de vidrio de un barco, que a través de un microscopio mire las galaxias que existen en ese puntito que es la mente humana porque esa es la forma en que mi mamá me enseñó que habrá días como esté y días como aquel.  Días en que abres tus manos para atrapar y terminas sólo con moretones y ampollas en los dedos;  días en que sales de la cabina telefónica y tratas de volar y las mismas personas que quieres salvar son los que están pisando tu capa;  días en que tus botas se llenarán de agua, y estarás desilusionada hasta las rodillas.  Y serán precisamente esos días en los que tendrás más razones para dar las gracias. Porque no hay nada más hermoso que la forma en que el océano se niega a dejar de besar la costa, no importa cuántas veces se aleja.  

Pondrás tu viento en ganar algo, en perder algo. Pondrás tu estrella en comenzar una y otra vez. Y no importa cuántas minas estallen en un minuto, asegúrate que tu mente aterrice en la belleza de este raro lugar llamado vida.  Y si, si, en una escala de uno a exceso de confianza, soy bastante ingenua. Pero quiero que ella sepa que este mundo está hecho de azúcar. Puede derrumbarse fácilmente, pero no tengas miedo de sacar la lengua y saborearlo. “Cariño”, voy a decirle, “recuerda que tu mamá se preocupa y tu papá es un luchador, y tú eres la niña con manos pequeñas y ojos grandes quien nunca se cansa de pedir más”.  Recuerda que las cosas buenas vienen de a tres, y las cosas malas también. Y siempre discúlpate cuando hayas hecho algo mal. Pero nunca te disculpes por la forma en que tus ojos se niegan dejar de brillar. Tu voz es pequeña, pero nunca dejes de cantar. Y cuando finalmente la tristeza te embargue, cuando el odio y la guerra se deslicen bajo tu puerta y te ofrezcan folletos en las esquinas de cinismo y derrota, les dices, sin dejar de sonreír: “Deberíais conocer a mi Madre.”




22 comentarios:

J.P. Alexander dijo...

Uy que tierno , me encanto te mando un beso

Nena Kosta dijo...

Es enternecedor, muy emotivo y muy real. Las madres queremos proteger a nuestros hijos, pero pienso que la mejor forma de protegerles no es quitando todas las piedras que encontrarán en el camino, sino enseñándoles la manera de sortearlas y advirtiendo que no siempre podrán hacerlo: tropezarán y caerán. Pero lo importante no es caer, sino levantarse y continuar adelante sin miedo. Porque la vida es como es y lo que es, en ella cabe todo y de todo, bueno y malo, pero no hay nada más maravilloso.
Me ha encantado la forma de expresarlo.
Gracias por enseñárnoslo.
Un beso grande y buen finde.

U-topia dijo...

Como veo que no publicas en el blog en el que te visito, me he adentrado en este y he encontrado este texto que es precioso, una maravilla. Me llevo el vídeo para guardarlo.

Abrazos!!

Candy dijo...

Hola.
Ha sido precioso, me encanta.
Me ha puesto los pelos de punta, es verdad lo que dices, vale la pena leerlo.
Besos y gracias por compartirlo :-)

Raquel Campos dijo...

Gracias Claudia por compartir este precioso poema que dice tantas cosas bonitas. Es hermoso y emotivo!!

Besos y feliz fin de semana!

Margari dijo...

¡Qué bonito! Esta entrada me la guardo entre mis favoritos para releerla más veces.
Besotes!!!

Violeta dijo...

Hola guapa!
Precioso el poema me ha gustado mucho, la verdad que dice muchas cosas bellas, me guardo los videos, pues ahora mismo ando un poco liada y me gustaría oírlos. Besotes

Lesincele dijo...

Pero qué bonito! y me gusta estas cosas porque por mi misma no suelo verlas, leerlas o escucharlas, así que te lo agradezco.
Un beso!

Anuca dijo...

Precioso! El amor de una madre no se parece a nada.
Ahora sacaré un ratillo para ver los vídeos.
Un besin

Leyna dijo...

Qué bonito =)

Besitos ^^

Ana Blasfuemia dijo...

Boquiabierta me he quedado, voy a investigar por ahí sobre Sarah Kay. ¡Gracias!

Un abrazo

LadyIsabella dijo...

Hola, un poema precioso y me ha encantado que lo hayas acercado hasta los que no lo conocíamos.
Un beso.

Miss Bridgerton dijo...

Hola guapa,
Es precioso, una maravilla.
Gracias por permitirme conocerla.
Besos

Mientras Leo dijo...

Jo, qué entrada más bonita. Conozco a alguien que le va a encantar
Besos y gracias por compartirla

FlordeCereza dijo...

Hola guapa, que ternura por favor!! Muchas gracias por mostrarnosla, me ha encantado. Un beso.

trishasmith66 dijo...

Me encanto el libro! Me encanta la lectura...gracias y besos

trishasmith66 dijo...

Me encanto el libro! Me encanta la lectura...gracias y besos

Dolo..✿*゚ dijo...

Me ha gustado mucho!
Un beso.

Eva Fraile dijo...

Hola ❤ Encantada de conocerte! Soy nueva en tu blog, y me he sumado a tus seguidores. Me hará mucha ilusión recibirte en mi blog y que te sumes también a los míos.

Es realmente bonito el texto que nos has dejado en esta entrada y sí, coincido contigo, es imposible no sentirse identificada. Esta mujer parece fascinante, voy a verme los libros y agradezco mucho que nos la hayas presentado. Por otro lado, he visto tus novelas y son muy interesantes, te deseo mucho éxito con ellos, espero tener alguna vez la oportunidad de leerlas.

Muchos abrazos.
♦ La Reina Lectora ♦.

Babel dijo...

Me encanta la línea sobre las minas y la belleza :o)
Muy reflexivo.
Gracias por el poema.
Besotes del día.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Antes de ver los videos he leído esta Entrada maravillosa.
Me ha gustado mucho e invita a reflexionar y es muy aleccionador.
¡¡¡Gracias por estar siempre ahí, dándome todo tu ánimo y energía!!!
Abrazos y Besines.

Lourdes dijo...

Gracias Claudia por traernos estas maravillas. Un beso enorme.